miércoles, 22 de diciembre de 2010

BOMBILLOS AHORRADORES EN VENEZUELA, SU IMPACTO.


Con los problemas energéticos que se han observan a nivel mundial desde hace ya un tiempo, ha hecho que surjan ideas para lograr un ahorro significativo en el consumo de energía, pero sin suponer una inversión económica muy grande, una de ellas es la sustituir el bombillo incandescente por el conocido bombillo ahorrador, entre otras cosas porque un bombillo incandescente consume 80% más de energía que un bombillo ahorrador, por lo que al sustituirlo se estima una disminución de 20% en el pago de consumo. De igual manera, el tiempo promedio de los bombillos ahorradores es de 6 mil horas, seis veces más que el bombillo común.





A finales del 2006 y principios del 2007 inicia en Venezuela la misión Revolución Energética que entre otras cosas buscaba la sustitución progresiva de bombillos incandescentes por ahorradores. Se logro en ese entonces sustituir alrededor de 68 millones bombillos, con esta medida se logró un ahorro de energía en la hora pico de 1800 MW, es decir que para solucionar en parte lo requerimientos energéticos de Venezuela y de cualquier otro país, no con simplemente incrementar la capacidad de generación de electricidad, aunque es necesario hacerlo, también es necesario tomar las medidas para bajar el consumo, si no se toma esto en cuenta se estaría sobreestimando la capacidad de generación requerida, utilizando más recursos de los necesarios.

En Venezuela se tomo este factor en cuenta y hemos visto que la sustitución de bombillos a funcionado, tal fue el éxito de esta medida, que logro disminuir la demanda máxima.

El criterio que se utilizo para estimar el consumo energético futuro consistió en incrementar anualmente en 500 MW la capacidad instalada, basándose en que el incremento desde el 2002 al 2008, se promedio en 480,4 MW anuales segun Opsis 2008; en cuanto a la demanda máxima el incremento será de 600 MW anualmente, tomando como base el mismo informe que establece un crecimiento promedio 624,8 MW, con estos datos se obtuvo la grafica.

Si no se hubiese tomado esa medida de sustituir los bombillos hubiésemos estado más cerda del colapso eléctrico el año pasado, el ahorro económico de esos 1800 MW que si se sigue manteniendo la cultura de bombillos ahorradores no serian necesarios generar es considerable tomando en cuenta que la central hidroeléctrica Caruachi inaugurada en el 2006 que genera 2.196 MW costo más de 2 mil 500 millones de dólares.

Pero a pesar de estas medidas aun queda el uso ineficiente que se le da a la energía. Según indicadores del Ministerio de Energía y Petróleo se revelan que Venezuela es uno de los países que más consumen energía en América Latina y utiliza mucha más energía para obtener los mismos bienes que obtienen otros países con menos cantidad. También se debe tomar en cuenta que en Venezuela el 97% del país esta electrificado, característica que nos coloca entre los primeros del mundo.



1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar